Memorias olvidadas: El call center

miércoles, abril 06, 2016

Hola queridos lectores aficionados, ¿Cómo les va? A mi me va bien, tan pero tan bien que hoy decidí desenterrar mis memorias olvidadas y exponerlas en un mágico y divertido post que a todos les va a gustar, porque ¿a quién no le gusta reírse de las desgracias ajenas? Estaba pensando que este fuera un post único pero debido a que tengo tantas memorias olvidadas tal vez podríamos convertirlo en una serie, ya saben... para asegurar más posts en el futuro. En esta ocasión el post de las memorias olvidadas se llamará... 

Memorias del Call Center
Se siente feo, todavía está tratando de recuperar su forma redonda (u__u)

Así es, hubo un tiempo en que trabajé en un Call Center, me daba vergüenza admitirlo, de hecho es algo que muchos no saben porque traté de ocultarlo, solo las personas cercanas se enteraron, las demás personas durante todo ese tiempo tuvieron la impresión de que yo era una nini desobligada.

Da la casualidad de que cuando deje de ser estudiante y tenía tiempo libre decidí buscar un empleo, ya ven, uno piensa que va a empezar a trabajar, va a poder rentar su propia casa e independizarse... ja-ja-ja... tontuelo que es uno en su juventud. En fin, cerca de mi escuela había un call center así que fui a probar suerte y luego luego me contrataron, no porque yo fuera especial y tuviera muchas habilidades, es que ahí contratan a cualquiera. En fin, estuve en dos ocasiones, en la primera daba asistencia a los que usaban la banca electrónica (Internet y aplicación de teléfono) y en la segunda ocasión (que fue donde más duré) trabajé para un sistema de recompensas de esas del viajero frecuente. Ustedes que me leen, con lo poco (o mucho) que me conocen saben que soy más bien silenciosa, no me gusta hablar más que lo necesario y por lo tanto estar ahí era ¡el infierno! Siempre hay llamadas, unas duran poco, otras duran horas, hay gente de todo, personas amables y entendidas y los típicos necios que siempre quieren las cosas a su manera aunque sepan que lo que piden es imposible, al terminar el día ya no aguantaba las nachas (las pompis, pues) y lo más increíble, salía con algo parecido a la dislexia, de tanto estar hablando de verdad se me trababa la lengua y ya no pronunciaba bien las palabras. 

Y pues ahí transcurría mi vida, se veía cada cosa... por ejemplo una vez me tocó atender a un señor que se apellidaba Chillón y como siempre tiene uno que referirse a los clientes por su apellido tuve que hacer una excepción porque me daba mucha risa decirle "señor Chillón", una vez le respondí a una señora que se llamaba Blanca Navidad, le pedí tiempo de espera para reírme jajaja, y en una ocasión me tocó responder a un señor que parecía Samy, el que sale con Eugenio Derbez, hablaba igual y la llamada duró 1 hora y media, ya me quería matar!! Pero como todo en mi vida, me fastidié y al final me salí, además no se... había algo ahí que no me cuadraba, algo que me incomodaba mucho, lastimaba mi orgullo en niveles insospechados...
...ha de haber sido eso...

Después de que duré como un mes desempleada fui a otro call center, pero en ese no duré ni una semana, con decirles que 7 de cada 10 llamadas eran viejos cerdos masturbándose al teléfono, que asco. 

You Might Also Like

5 comentarios

  1. En serio os llamaba gente para masturbarse??? Joder que mal está la gente jajaja
    Yo en call center no, pero sí he trabajado para una compañía Española de alimentación bastante conocida y lo hice como televenta, y sé lo que es estar al teléfono el día entero y tener que vender así. Y también aguantar broncas jajaja. Y los apellidos raros, y ponerme notas yo en ciertos clientes, tipo: voz de mujer, porque era un señor que parecía una mujer por su tipo de voz. Que recuerdos me has traído.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Al menos ha salido un divertido post Nefer. A Blanca Nieves debiste decirle que eras la madrastra, jajajaja.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo también he trabajado en un call center y no guardo tan mal recuerdo, pese a que también llamaba algún degenerado y que hay gente que no atiende a razones. Aunque es cierto que antes me encantaba hablar por teléfono y, a raíz de ese trabajo, me dejó de gustar. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Tiene pinta de ser un trabajo bastante lamentable, la verdad. Está en mi top de empleos que espero no pisar nunca en mi vida... y eso que ni se me había ocurrido lo de los pervertidos de mierda. Es que nuuuunca te libras de ellos :S

    ResponderEliminar
  5. YO también trabajé en un call center y aguanté una semana, es un horror. Me he descojonado con los nombres de esas personas.
    Besos

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.