Prefiero tener un conejo que tener hijos...

miércoles, octubre 07, 2015

Hola queridos lectores aficionados, ¿Cómo les va? Espero bien, a mi me va bien... tan pero tan bien que hoy les vengo a contar algo que me pasó... resulta que estaba yo sentada mirando el horizonte y pensando en los grandes misterios del universo cuando llegó una señora con una niña y se sentaron cerca de donde yo estaba, la señora estaba en sus ondas viendo el facebook y no se que más, pero la niña solo estaba ahí viéndome fijamente, casi sin parpadear y yo me hacía como que no me importaba que me estuviera observando pero si me importaba, podía sentir sus miradas sobre mi, como si me estuvieran presionando la frente con los dedos... su mirada malévola estaba haciendo peso en mi, entonces me enderecé y le regresé una mirada mortal pero la niña parecía ser campeona en el arte de las miradas porque mi mirada amenazadora no le causó el más mínimo efecto, en cambio a mi me hizo voltear a otro lado, y contrario a lo que pensé, no se cansó de observarme sino que siguió ahí viéndome por mucho más rato, hasta que su mamá se levantó y le dijo que se fueran, y eso fue aproximadamente 20 minutos después. 

Y es que yo no se a que se deba pero parece que tengo imán con los niños, a donde quiera que voy siempre se me pegan los niños, tal vez se deba a mi apariencia juvenil o a mi enorme simpatía, pero siempre me pasa lo mismo, me ven y me invitan a jugar, o se acercan conmigo, o me sacan plática, y los más extraños solo me ven, así como la niña de hace rato. Pero yo prefiero no hacerles mucha confianza, los niños y yo entre más lejos mejor... 

Recuerdo en mis años más juveniles, cuando tenía como 17 años y estaba en la preparatoria nos tocó hacer el servicio social, yo lo hice en una escuela primaria, pensé que sería fácil y divertido pero no, todo lo contrario, no fue fácil y la diversión tampoco era muy frecuente. En una ocasión me dejaron a cuidar un grupo, los niños de 4° y ya pues estaba ahí tratando de imponer el orden pero los chamacos endemoniados no hacían caso, saltaban por todos lados, gritaban, aventaban bolitas de papel, era todo un caos, yo les decía que se sentaran pero solo se burlaban de mi y me aventaban bolas de papel, entonces en una de esas agarré a un niño (el más desastroso de todos) y lo llevaba a su lugar y ¿qué creen que hizo? ¡Me mordió la mano! Si, como si de una bestia salvaje se tratara, y ya lo solté y me salí a agarrar aire, ese día casi lloré de la desesperación. Fue una de las experiencias más terribles con niños. 

Luego, una más reciente fue cuando trabajaba en la tienda de manualidades, la jefa tenía dos hijos como de 10 y 11 años (más o menos) y siempre los llevaba al trabajo (¬_¬) y se la pasaban corriendo y haciendo destrozos por todos lados, y a mi me daba igual mientras no se metieran conmigo, pero un día al hijo más chico se le ocurrió picarme las costillas y yo como soy muy cosquilluda luego luego salté, entonces a partir de ahí todos los días iba y me hacía cosquillas, todos los días todo el día... y me hartaba como no tienen idea, pero no le podía decir nada porque era el hijo de la jefa, hasta que un día me colmó la paciencia y le di un trancazo en la espalda, que luego luego me arrepentí y le sobé, no soy tan desalmada, pero es que ya se lo tenía merecido, era bien desesperante y cuando no le dabas lo que quería te amenazaba con acusarte con su mamá y decirle que le habías pegado (que en mi caso si era cierto, pero bueeno...), y luego escuchabas a la mamá platicar de que ella tenía a sus hijos muy bien educados, que no eran fastidiosos como otros niños y yo por dentro así de: "¡¡Jajajajaja!! ¡Que buen chiste!"

Y otra experiencia terrible con niños la viví con mi sobrinita favorita, yo la quiero mucho y todo pero a veces se pone en un plan tan fastidioso que ni yo que soy la tía más paciente y amorosa la aguanto. Ese día estábamos en la casa las dos, y quien sabe de donde sacó un plumón y como está en la edad de borronear todo lo que se le ponga enfrente se lo quité para que las paredes no terminaran como esquina grafiteada y se enojó, pero la sobrinita cuando se enoja se pone bien salvaje, total que me quería pegar y como yo vi en la tele que uno no se debe dejar pegar pues no me dejé y le agarré las manos, y con eso se enojó todavía más y luego lloraba y de tanto que gritaba se estaba ahogando y estaba llena de mocos y lágrimas y toda roja y yo veía el reloj y todavía faltaban como 4 horas para que fueran por ella, total que el berrinche duró media hora, media hora de estar escuchando a la sobrinita gritar y llorar, pero como también vi en la tele que uno no debe de doblegarse ante los berrinches porque luego el niño sabe que si hace berrinche va a lograr lo que quiera, pues la ignoré toda esa media hora, o al menos lo traté porque ignorar algo así está difícil... yo andaba barriendo la casa y limpiando y la sobrinita atrás de mi llorando y gritando, cuando se le pasó me pidió que la llevara a su cama y se durmió y yo así de: "¡¡gracias Dios!!"

Entonces gracias a todas las experiencias anteriores (que no son todas, pero si las que más recuerdo) he llegado a la conclusión de que la vida al lado de la coneja suena más conveniente y pacífica que tener hijos. 

You Might Also Like

5 comentarios

  1. Hay niños que son una dulzura, la verdad, pero luego me veo inmersa en este tipo de situaciones y llego a la conclusión de que los niños tampoco son para mí. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Con un coscorron los pongo en vereda y me importa un pepino que sea hijo del gerente o hija de mi hermano.

    ResponderEliminar
  3. jajajaja me dio mucha risa, que los niños de tu jefa te picaron las costillas, eso fue muy gracioso. por otro lado agradezco mucho a dios que mama no penso como tu, imaginate no estariamos aqui, ya cambiaras de opinion, cae mas pronto un hablador que un cojo, es verdad.
    todos fuimos niños y todos hicimos travesuras, aunque digan que no, todos alguna vez hicimos berrinche, chillamos, mordimos porque no...
    los niños son lo mas hermoso de la creacion, son inocentes, son sabios, aprendes tanto de ellos, es por ellos que te esfuerzas, te hacen ser mejor persona...tienes que ser mejor para ellos, ver que nada les falte, protegerlos, es la tarea mas hermosa que dios pudo haberte confiado. si hacen travesuras, tiran, se pelean, pero cuando te abrazan y te besan y te dicen que te aman, te desarmas y el corazon te da tantos tumbos que parece que se va a salir, no me imagino el mundo sin mis niñitos hermosos... tu tambien cuando estabas chiquita eras tremendilla y te adoramos y te adoro y te veo como cuando entonces aunque midas ya casi dos metros...
    es verdad cae mas pronto un hablador que un cojo. de mi te acordaras...

    pd. el conejo no te va a dar ninguna satisfaccion mas que cuando hagamos un buen molito con ella...

    ResponderEliminar
  4. Quiero agregar algo, a la persona ésta de nombre Fabiola con su irrespetuoso comentario: la habladora es usted, y es de muy mala educación quererle imponer gustos y decisiones de vida propios a otras personas, diciéndoles "a huevo cambiarás a pensar como yo, o te chingas". Tener hijos es una carga económica y un desgaste, y es algo OPCIONAL, no una obligación ni un camino que porque usted siguió ya eso signifique que la Ave deba seguirlo también. Siga usted feliz con su racionalización masoquista habiendo sacrificado su libertad y metas personales y siendo procreadora y pastora de animales humanos, pero no intente arrastrar a otros bajo promesas fantaseosas a que caigan al mismo agujero a donde usted se fue.

    Y antes de que diga que soy grosero, le recuerdo que es ud. quien le llamó "habladora" a la Ave, y le dijo que la unica satisfacción de su mascota (a la cual quiere) vendrá de matarla y comérsela. Es ud. una persona nefasta, en verdad.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.