Aldea de la Luna... Parte I

martes, septiembre 22, 2015

Esta historia inicia conmigo tirado en el centro de la arena de magia, después de haber sido derrotado por tercera vez en el día, cabe mencionar que ese no era mi día, de hecho, hacía mucho tiempo que un día no era "mi día". Sin importar lo mucho que me esforzara las cosas nunca me salían bien, no tenía un lugar donde vivir y mi único talento era la magia, razón por la cual la Arena de magia sonaba bien, pues ofrecían un lugar donde quedarse y una paga miserable, que no era mucho pero era mejor que nada. Llevaba ahí desde los 12, cuando mis padres murieron dejándome sin nada más que un montón de frascos llenos de cosas que aún no entendía para que servían, los puse todos en un morral y me fui a probar suerte en otro lugar. Pero como podrán ver no me fue bien del todo. 

Olvidaba decirlo, mi nombre es Aramis, y soy el único mago sobreviviente de la aldea de la Luna, mis vestiduras son azules en honor a mi familia, llevó el broche en forma de alas de ángel que nos dejara el abuelo, según dicen es un regalo de un ángel, pero hasta ahora parece que ese ángel me ha abandonado. 

¡Aramis! Levántate de una vez, estás estorbando en la arena, va a comenzar otra batalla. - Dijo una voz desde adentro
Ya voy, ya voy... solo deja que recupere mis cosas. - Dijo Aramis mientras levantaba las cosas que habia tirado durante la batalla.
¿Cuáles cosas? ¿Ese bastón viejo que no sirve de nada? - La voz se escuchaba cada vez más cerca
Si sirve, solo tengo que hacerle unas mejoras.
Si sirviera no perderías las batallas, valiente hechicero me conseguí, no sirves para nada - Salió del interior un hombre gordo con aspecto de no asearse desde hace varios años - ¡Y ese bastón es basura!
¡No es basura! - Gritó Aramis
¡Te digo que es basura! - El hombre gordo tomó el bastón y lo partió por la mitad
Pero... ¿Qué has hecho? - Aramis corrió a levantar las dos mitades del bastón de donde salían chispas de colores y una densa nube de humo. 
- Hice lo que debí haber hecho hace mucho tiempo, solo me haces perder dinero, hace años que no ganas una batalla, te quiero lejos de aquí... y llévate toda la basura que tienes guardada adentro, igual que tu, solo estorba.
Está bien, me iré pero se arrepentirá de esto - dijo Aramis mientras trataba de juntar las dos mitades del bastón.


You Might Also Like

1 comentarios

  1. Antes decía que no me gustaba el género fantástico pero, según pasa el tiempo, cada vez me gusta más. Ya nos irás contando las aventuras de Aramis. Besotes!!!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.